Saltar al contenido

Curar la culebrilla naturalmente

30/09/2017
curar la culebrilla

El virus del herpes zóster, es el responsable de la enfermedad conocida coloquialmente como culebrilla y se trata de un trastorno contagiado a través del herpes virus, el mismo virus potencial de la varicela pero manifestándose en otra de sus variedades que puede sorprender al paciente de cualquier edad. Conoce todo lo que debes hacer en estas situaciones y cuáles son los remedios para curar la culebrilla naturalmente.

A pesar de que parece una infección simple, la verdad es que resulta un cuadro excesivamente doloroso, donde las vesículas abarcan todo el cuerpo, empezando especialmente en la región del torso, siguiendo el trayecto de los nervio lo que hace que se perciba como un dolor punzante acompañado de zarpullido y mucha picazón, llevando al paciente al estrés constante de querer rascarse, lo que empeora severamente todas las lesiones.

Las herpes ampollas dadas en el caso de la varicela zóster, se hacen presentes de forma latente en su estado inicial sobre el torso ya sea en la parte frontal o en la espalda, durante toda la vida pero que marca su salida en situaciones especiales donde el estrés logra disminuir considerablemente las defensas del sistema inmunológico, lo que hace aprovechar el período activo del herpes virus en la culebrilla.

En los tiempos de defensas débiles, el virus se reactiva y procede a activar las lesiones herpéticas que son realmente dolorosas. Lo mismo sucede en todas las variantes del herpes, pero en este caso se caracteriza la presencia de hormigueo a nivel del tronco, que va evolucionando hasta transformarse directamente en herpes ampollas, las cuales contienen líquido seroso dentro.

El cuadro de la  culebrilla, suele durar entre una y cuatro semanas hasta que las vesículas se rompen y queda una costra que posteriormente, también desaparecen pero que pueden dejar marcas a diferencia de los otros herpes, los cuales no dejan cicatriz.

Cómo curar la culebrilla de forma natural

Puedes utilizar una venda húmeda, para aliviar el dolor de las erupciones, sobre todo cuando están en la etapa avanzada. Mójala con agua fría y déjala en las lesiones durante unos cuantos minutos.

También es efectivo colocar un puñado de harina de avena o almidón de maíz sobre un poco de agua fría. Deja la mezcla sobre las ampollas alrededor de 20 minutos y repite 3 veces al día, sin duda es una excelente forma de aliviar el dolor y tiene un efecto realmente duradero.

Aplica en las lesiones de la culebrilla, agua oxigenada sin diluir. Hazlo con ayuda de una bolita de algodón y deja que actúe sobre ellas para evitar la sobreinfección con los microorganismos bacterianos.

Utiliza la miel pura para aplicarte sobre las vesículas, esto ayudará a que cuando se revienten no percibas el dolor ni la picazón. Colócate varias veces al día y obtendrás beneficios en cada aplicada.

La verbena es realmente útil en los casos de herpes zóster,  debes extenderla sobre las lesiones y dejarlas alrededor de 5 minutos. Cada vez que se seque vuelve a aplicar y repítelo durante 5 días continuos. Verás las mejorías casi instantáneamente.