Saltar al contenido

Prevenir el herpes genital. Aprende cómo.

Prevenir el herpes genital. Aprende cómo.
5 (100%) 2 votes

El herpes genital, es una afección que se contrae a través del contacto directo durante las relaciones sexuales ya sea por los mismos genitales, así como también por la boca de la persona infectada, en caso de que practique sexo oral.

Te explicamos como prevenir el herpes genital

Una vez que aparece el primer brote, el reto ahora se traduce en prevenir la salida de los siguientes brotes, de mantener en excelentes condiciones el sistema inmunológico y con ello de mantener un estado de salud, libre de episodios de contagio para las demás personas que tienen relación íntima contigo.

Conoce cuáles son las mejores formas de conseguir como prevenir herpes genital, así como también los brotes sucesivos a los primeros, recordando que los virus son tan rápidos de transmitir a diferencia de otros agentes que requieren un contacto mucho más prolongado.

Al ser un herpes virus, este queda grabado directamente en el ADN del organismo, por lo que a pesar que se trate con distintos antivirales, la respuesta será consignada de forma aguda y permanecerá durante toda la vida dentro del mismo, teniendo episodios de exposición y contagio cuando las defensas del sistema inmunológico se encuentren bajas.

herpes genital prevencion
Siempre que mantengas relaciones sexuales con varias personas que no son asiduas lo aconsejable es usar preservadito para una prevención al herpes genital

Formas para prevenir el herpes genital.

#1 En primer lugar, debes prevenir el contacto directo con el herpes virus, para esto no tendrás que más que utilizar en cualquier relación sexual, preservativo, pues de esta manera se reduce una gran cantidad de posibilidades de adquirirlo y transmitirlo en caso de que ya lo poseas, pues la idea no solo es prevenir contraerlo, sino también contagiarlo a tus parejas.

#2 La información siempre es la primera opción de como prevenir el herpes genital, por lo que puedes ir educándote, así como educar a todos tus seres queridos acerca de este importante riesgo que se tiene al tener relaciones sexuales sin protección, mejorando con ello la salud sexual y reproductiva.

#3 No por no tener síntomas del herpes o no ser tan visible rápidamente, quiere decir que has visto todo de tu pareja, pues si está en periodo de desvanecimiento o curación, a pesar de que va terminando su ciclo, también va manifestando un alto riesgo de contagio, siendo indispensable recurrir a la protección durante las relaciones, evitando que el herpes virus pase desapercibido y después no tengas más que lamentar la infección que te durará toda la vida.

Si tienes dudas acerca de si lo tienes o no, los centros para el control de enfermedades de transmisión sexual, te ayudarán a deducir si se trata de esta infección en la región genital.

#4 Las llagas o las herpes ampollas puede aparecer no solo en la vagina, sino también en la vuelva la mayoría de las veces, mientras que también en el cuello uterino y en el caso de los hombres, en el pene, los glúteos y hasta en el ano.

Sea donde sea que aparezca, los síntomas pueden tener una duración de 1 a 2 semanas, pudiendo volver a aparecer en tiempos indefinidos, o cada vez que el estrés se apodere de tu sistema inmunológico, bajando tus defensas y es por ello que debes evitar el estrés y el contacto sexual en el período de afección activa.

#5 Olvídate de tocar las llagas cuando tengas el período de activación, en caso de que lo hagas, lávate las manos con bastante frecuencia, así lograrás matar el herpes virus, evitando traspasarlos a otras partes de tu cuerpo, pues la facilidad para desplazarse es amplia.

#6 Durante un brote, por ningún motivos te frotes los ojos, a excepción que te hayas acabado de lavar las manos, recuerda que la transmisión es rápida y puede aparecer una diversidad conocida como herpes ocular, igualmente delicado como el herpes genital.

En este post te hemos hablado de la prevención del herpes genital. Toda precaución es mínima si te mueves en ambientes o grupos sociales donde el contagio pueda darse.