Saltar al contenido

Detalles importantes del virus del herpes simple

Causas que pueden provocar el herpes simple 1 o 2
Detalles importantes del virus del herpes simple
Califica este post

El virus del herpes simple es ampliamente conocido como un patógeno que afecta directamente al ser humano, muchas veces sin distinción de grupo etario, por lo cual puede verse en recién nacidos, niños y adultos; haciéndose notar a partir de los síntomas de presentación e inclusive los síntomas prodrómicos que en gran parte de los casos son los que hacen el diagnóstico con mayor exactitud, especialmente en quienes ya han padecido el primer episodio.

Por su parte, el virus del herpes simple se ha registrado con un número de afectación en alrededor del 90% de la población adulta una vez que entran en contacto simple con el virus por medio de una persona infectada.

Al ser un parásito intracelular obligado, lo normal es que cumpla con su periodo prodrómico, de exposición y de curación espontánea, independientemente de si se usa o no, algún antiviral o un tratamiento para acelerar las etapas del herpes virus, siendo este un aspecto importante de destacar en pacientes que se sumergen en medicamentos, sin saber que el virus debe cumplir en cualquier caso, sus fases.

Subtipos de herpes simple que se expresan específicamente

Cada subtipo del herpes virus suele expresarse de forma particular, pudiendo definir de acuerdo con su ubicación y su sintomatología.

En principio, se conoce el Herpes labial o Herpes virus tipo 1, detallando su exposición directa a nivel de los labios y en muchas ocasiones, dentro de la mucosa labial, caracterizándose a su vez, por ser altamente dolorosa y de un tiempo de duración moderado que se calcula de 2 a 3 semanas para su curación espontánea.

Por otra parte, se ha reconocido un segundo subtipo de virus herpes, llamado Herpes genital o Herpes simplex tipo 2, este se presenta tanto en hombres como en mujeres que han mantenido relaciones sexuales con personas infectadas y se muestran en zonas de los genitales en mayor proporción, como el glande, la vulva, o en zonas adyacentes como la ingle y la zona glútea, respectivamente.

Igualmente, el herpes simplex tipo 2 se puede manifestar en el recién nacido, en caso de que la madre en el momento del parto haya tenido una infección activa de este virus y puede repercutir en algunas infecciones posteriores para el infante, sin dejar de lado que adquiere el virus inmediatamente, siendo fuente de contagio, a lo largo de la vida.

 

En el caso de los enfermos crónicos, por tener un sistema inmunológico mucho más débil que las personas inmunocompetentes, adquieren mayor sensibilidad al período de contagio del herpes simple, teniendo que tener más precaución al estar frente a fómites o contacto directo con fluidos de una persona portadora del herpes virus, en cualquiera de sus subtipos.

herpes simple con barba puede infactarse mucho más
El Herpes simple tipo 1 o herpes labial es el más comun entre las personas. También es el que más se contagia por estar siempre expuesto

Clínica para saber identificar el virus del herpes simple

Tanto las personas que han sido infectadas por el herpes tipo 1 o tipo 2 suelen compartir síntomas similares, dentro de los que se incluyen en la primera fase:

  • Fiebre
  • Adenopatías
  • Úlceras, las cuales dependerá del tipo de herpes contraído
  • Picor
  • Ardor

Ambas lesiones de herpes simple, tienen un tiempo estimado de duración de 2 semanas, en las cuales potencian sus síntomas, las úlceras se consolidan, comienzan a transformarse en costras y al culminar ese proceso, es donde se determina que se completó el proceso de curación.

Por lo general, en orden de frecuencia el que mayormente se presenta es el herpes virus tipo 1 o herpes labial, en los labios propiamente, en las mucosas de las mejillas y labios.

La transmisibilidad del herpes simple tiene un alto contagio en muchas de las regiones corporales, tanto es así que el herpes simple tipo 2 en etapa activa y por manipulación directa puede llegar a afectar el ojo y causar herpes ocular, provocando en ocasiones complicaciones que pueden asociarse a funciones cerebrales, aunque si bien es cierto, el porcentaje suele ser bajo.

Lo mejor para combatir cualquier afección de herpes virus sea cual sea el modo de presentación es a través de los tratamientos que inhiben la replicación viral y al mismo tiempo, los tratamientos sintomáticos para disminuir las molestias que el proceso de infección causa.

Tratar los síntomas prodrómicos a tiempo, es lo que puede marcar la diferencia con respecto no solo a la gravedad de los síntomas del herpes sino también a disminuir el tiempo de exposición.